De Ideas y "Materiales" (en Transición) (1978)

Las cinco cartas que hemos “rescatado”  de la revista “Materiales”, fueron publicadas en  los meses de marzo-abril de 1978, en plena fase “transicional”, y nos acercan a un debate genérico entre marxismo, anarcosindicalismo y eurocomunismo que tiene para nosotros un valor “histórico” simbólico.

Queremos resaltar, para empezar, que no estamos ante una exposición sistematizada de diversas orientaciones políticas en el que las mismas se expresan con todas sus posibles potencialidades. El debate epistolar tiene algunas ventajas, pero entre sus insuficiencias está aquella que une elementos dispersos...

La importancia, de esta pequeña pero grata intervención, la queremos resumir en dos aspectos que nos gustaría resaltar.

En primer lugar, aquello que podríamos llamar su “expresión discursiva” en tiempos de transición. Dicha expresión nos lleva a ubicarla dentro del genero de “las grandes ideas” que la izquierda preconizaba, cuando todavía la posible creencia en el socialismo (con sus diversas variables) era un tema que parecía tener sentido. Es bueno tenerlo en cuenta, porque la revista en la que se expresó esta controversia epistolar, no era ningún reducto “ultra-sectario” o “minoritario”, sino que en el se agrupaban una buena parte de una cierta “inteligentsia” de izquierdas (básicamente de orígenes marxistas) y con una formación teórica nada desdeñable.

En segundo lugar, porque en el desarrollo del texto se nos demuestra en buena parte, la presencia de un “anarquismo obrero” que no solo se reivindica por su fértil pasado sino también por su presente y por su posible futuro.

Sirva esta cita como referencia de lo que afirmamos:

“(...) De todos modos, ésa si que me parece empresa importante, por lo menos en España, donde el anarquismo obrero todavía existe de verdad. Una de las primeras condiciones posibilitadoras de la tarea que digo es la vitalidad del anarquismo obrero, y aquí particularmente, de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Por lo tanto, hay que defender a la CNT contra el cerco en que el poder esta intentado encerrarla.”

(Pag.127 de la contestación de Manuel Sacristán) 

 

Si además este “cruce” epistolar esta protagonizado por dos pensadores sociales, de gran recorrido intelectual en el pensamiento de izquierdas, y que unen a ello una gran actividad política, como eran Manuel Sacristán Luzón y Joan Martinez Alier, nos encontramos ante un debate “inusual” en los medios escritos de aquella época.

Tenemos que añadir que en este cruce epistolar triangular, existe otro vértice que no vamos a realzar y que esta representado por Daniel Lacalle como integrante de una defensa del eurocomunismo como opción estratégica para la Europa Occidental.    

Sobre Manuel Sacristán, muerto en 1985, podemos avanzar a modo sintético, que en aquellos momentos era uno de los intelectuales marxistas de mayor reconocimiento en el estado español. Sin embargo dicho “estatus” no era trasladable a su campo de influencia política, donde el PCE/PSUC (el partido en el que había militado durante bastantes años en tiempos de franquismo) había tomado un giro estratégico que Manuel Sacristán no compartía en absoluto (el eurocomunismo). Posteriormente y junto a una buena parte del colectivo de la revista “Materiales” fundaría otra revista “Mientras tanto” en la que se plasmarían sus ideas acerca de un socialismo que tuviera en cuenta de forma primordial tanto la cuestión ecológica como la cuestión feminista.

Buena parte de sus amigos,“compañeros de viaje” y grupos de la izquierda marxista llevan un cierto tiempo agrupando su importante obra dispersa en un intento de rescatarlo de un posible olvido y honrarle por su gran labor de intelectual critico de izquierdas.  

Sobre la otra parte, es decir sobre Joan Martinez Alier, defensor en esta polémica epistolar de los postulados anarquistas y anarcosindicalistas, tenemos que decir que en aquellos momentos del postfranquismo militaba en la CNT. Asimismo colaboraba con  “Solidaridad Obrera”, órgano de expresión de la CNT de Catalunya  dentro de una sección que se titulaba “el nuevo corporativismo” y que denunciaba la cada vez mayor integración de los aparatos sindicales y políticos en los engranajes de funcionamiento de los mecanismos creadores de “consenso” del capitalismo.

Era también uno de los impulsores de la editorial Ruedo Ibérico, verdadera pieza básica dentro del mundo editorial antifranquista y anticapitalista. En aquellos momentos la editorial estaba muy influenciada por postulados de orientación libertaria, antiautoritarios y de una parte del área de la autonomía obrera.

Profesor de economía de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha sido y sigue siendo uno de los principales propagadores e investigadores sobre economía ecológica en el estado español, del que se pueden destacar diversos trabajos y libros que han sido publicados en diversas editoriales.

 

Quien quiera conocer, esta breve pero intensa polémica solo tiene que pasar a la siguiente pagina...

 

EQUIP Cedall (Enero 2007)

 

 

 

 

 

Página inicial       Documentación       Transición